Menú de contenidos

Padrón Electoral, patrimonio del sistema democrático

Dic 5, 2020 | Institucional

Desde la recuperación de la democracia, Bolivia ha avanzado paulatinamente en la conformación de un Padrón Electoral seguro y confiable que, más allá del uso en cada evento electoral, debe garantizar la inclusión y participación de todos los ciudadanos en edad y capacidad de votar.

Hasta 1989, los ciudadanos debían inscribirse en el Padrón para cada elección, sistema costoso y poco seguro porque no existían mecanismos idóneos para garantizar la unicidad de registros. El Padrón manual era base de los comicios.

Posteriormente, en la gestión de Huáscar Cajías Kauffman al mando de la primera Corte Electoral imparcial, en1991 el país dio un primer salto cualitativo: la conformación de un Padrón Electoral informatizado en el que los ciudadanos tengan un registro único y definitivo. El Padrón Electoral informatizado fue fundamental para constituir una memoria histórica y garantizar mayor inclusión y participación de los ciudadanos. Pero afrontó tres dificultades: las deficiencias del sistema de identificación personal, el Registro Civil con libros manuales y poca capacidad para las depuraciones de fallecidos.

Adicionalmente, la Corte Nacional Electoral tomó acciones para enfrentar el sub registro electoral por falta de documentos de identificación. Las Cortes Electorales ejecutaron masivas campañas entrega de certificados de nacimiento gratuitos en los lugares más alejados del territorio nacional a ciudadanos que nunca se habían inscrito

El Padrón Electoral Biométrico

En 2009, después de la aprobación de la nueva Constitución del Estado, se conformó un nuevo Padrón Electoral Biométrico (PEB) que incluye el registro de huellas dactilares y biometría facial de todos los ciudadanos habilitados para votar.

El Órgano Electoral, avanzó en la disminución del sub registro electoral. Datos oficiales reflejan que el 97 por ciento de la población en edad de votar está inscrita en el Padrón Biométrico, cifras que reflejan resultados positivos sobre las políticas de documentación de la ciudadanía.

El Padrón Electoral Biométrico ha sido auditado por la OEA en 2017. El informe del proceso indica un alto grado de confiabilidad de la plataforma biométrica.

La actual Sala Plena ha dispuesto el cruce de datos con la base del Registro Civil y ha llevado adelante el saneamiento más importante de los últimos años. Ante una serie de dudas, el TSE habilitó los laboratorios de integridad electoral a organizaciones políticas, instituciones académicas y personas particulares. En ningún caso se presentaron observaciones que pusieron en entredicho la integridad del Padrón.

Mito y realidad del PEB

Uno de los mitos sobre el Padrón es el supuesto crecimiento “inusual” del Padrón Electoral Biométrico (PEB).

Como demuestra el Tribunal Supremo Electoral (TSE) en el documento titulado “Evolución histórica del crecimiento del Padrón Electoral. Mitos y Realidad”, la evolución el PEB responde a la dinámica demográfica, tiene un elevado grado de inclusión en virtud a la disminución del subregistro electoral, y se acerca a las proyecciones del INE. El resultado es concluyente pues muestra una alta fiabilidad y capacidad inclusiva del Padrón y con crecimientos que corresponden fundamentalmente a años de elecciones presidenciales, las que generan mayor movilización y participación ciudadanas.

PEV-padron

image image image image image image image image